CONSECUENCIAS DEL ABUSO EN EL CONSUMO DE ALCOHOL

APOPLEJÍA

AVITAMINOSIS
CARDIOPATÍA
CÁNCER
CEFALEAS
DELIRIO
DIABETES
DISPEPSIA
EMBARAZO Y LACTANCIA 
ENZIMOPATÍA
GASTRITIS
GASTROENTERITIS
EL HÍGADO Y SUS PATOLOGÍAS 
INFARTO DE MIOCARDIO 
INSOMNIO
JAQUECA
LARINGUECTOMÍA 
PANCREATITIS
PSICOSIS
SÍNDROME DE DIFICULTAD RESPIRATORIA 
SÍNDROME DE WERNICKE-KORSAKOFF
ÚLCERAS GASTROINTESTINALES 

Cuadro de texto: APOPLEJÍASe entiende por apoplejía el ataque súbito (poplexia/, golpe, ataque). Lo normal es que se refiera al desmayo producido por un derrame o una hemorragia cerebral, y se trata por tanto, de un accidente vascular, en los mínimos vasos del cerebro. Según datos de la O.M.S., es la tercera causa de muerte después del ataque cardíaco y del cáncer.

       Las causas hay que buscarlas en un coágulo, o un pequeño trombo que bloquea la circulación de un vaso sanguíneo en el cerebro. Por otra parte, puede existir una debilidad de los vasos, y entonces una excesiva tensión provoca una hemorragia. Cuando la obstrucción es pequeña no se produce más que una crisis transitoria. Una pequeña parálisis facial una leve pérdida de movimiento o de la palabra. Pero luego, se restablece el riego, y no pasa nada. Otras veces, la zona es mayor y los efectos son permanentes. Y por último puede ocurrir, que surja una hemorragia cerebral, cuyo desenlace puede ser fatal.

       Un año después de un accidente cerebral de este tipo, prácticamente la mitad de los pacientes no necesita asistencia para desenvolverse en la vida diaria. Pero el resto, sí. Tienen que ser asistidos para lavarse, comer, vestirse, etc.

       En cuanto a los factores de riesgo, el primero sin duda es la edad. A más edad, más riesgo y sobre todo,  si se es varón. Otro punto a considerar es la hipertensión. Una tensión elevada supone una presión constante y excesiva sobre las paredes de unos vasos que, si no están en perfecto estado, pueden romperse. También tiene relación con el consumo de alcohol y tabaco. Y últimos estudios añaden que el consumo de cocaína puede ser un desencadenante de primer orden. Porque la cocaína provoca aumentos bruscos de la presión arterial y acelera el pulso. Todo ello puede incidir sobre los vasos de manera clara.  Y si hay un punto de debilidad, puede surgir la hemorragia.

Cuadro de texto: AVITAMINOSISEs la situación producida por una carencia de vitaminas. Y compone una serie de estados patológicos que se engloban bajo el nombre de  enfermedades carenciales.

       Cada vitamina tiene su efecto por carencia. Lo curioso es que la necesidad de las vitaminas se conocía mucho antes de que las propias vitaminas se descubrieran. En solo veinte años, 1928 a 1948, se identificaron todas las vitaminas, se conoció su estructura química, se hicieron de forma sintética y se estableció su papel.

       En el mundo desarrollado no puede hablarse ya de carencias vitamínicas, aunque sí de deficiencias, especialmente en determinados grupos de la población. Una dieta inadecuada, una mala absorción o alteraciones metabólicas, pueden ocasionar esas carencias no graves, pero sí significativas. Los grupos de riesgo son las mujeres embarazadas o que están dando el pecho a sus hijos; los adolescentes, los ancianos, las personas que se someten a regímenes dietéticos, los bebedores (se alimentan de las calorías vacías del alcohol) y por último los fumadores.

Cuadro de texto: CARDIOPATÍAAunque el consumo moderado de alcohol parece reducir el riesgo de los ataques cardíacos al mejorar los niveles de colesterol, dosis más grande de alcohol pueden desencadenar latidos del corazón irregulares y aumentar la presión arterial hasta en personas sin una historia de cardiopatía. Un estudio principal encontró que personas que consumían más de tres bebidas alcohólicas al día tenían una presión arterial mayor. Un estimado 11% de todos los casos de hipertensión son causados por una ingesta de alcohol excesiva. El abuso crónico del alcohol también puede lesionar el músculo del corazón que conduce a la insuficiencia cardiaca. Las mujeres son particularmente vulnerables a este trastorno.

Cuadro de texto: CÁNCEREl cáncer es un crecimiento tisular producido por la proliferación continua de células anormales con capacidad de invasión y destrucción de otros tejidos. El cáncer que puede originarse a partir de cualquier tipo de células en cualquier tejido corporal, no es una enfermedad única sino un conjunto de enfermedades que se clasifican en función del tejido y célula de origen.

       Existen varios cientos de formas distintas, siendo tres los principales subtipos: los sarcomas proceden del tejido conectivo como huesos, cartílagos, nervios, vasos sanguíneos, músculos y tejido adiposo. Los carcinomas proceden de tejidos epiteliales como la piel o los epitelios que tapizan las cavidades y órganos corporales, y los tejidos glandulares de la mama y próstata. Los carcinomas incluyen algunos de los cánceres más frecuentes. Los carcinomas de estructura similar a la piel se denominan adenocarcinoma. En el tercer subtipo se encuentran las leucemias y linfomas que incluyen los cánceres de los tejidos formadores de las células sanguíneas. Producen inflamación de los ganglios linfáticos, invasión del bazo y médula ósea, y sobreproducción de células blancas inmaduras.

       El alcohol quizás no sea causa directa de la aparición del cáncer, pero probablemente puede realzar los efectos carcinogénicos de otras sustancias como el humo de cigarrillos. Cerca del 75% de cánceres de esófago y el 50% de cánceres de la boca, garganta y laringe se atribuyen al alcoholismo, el alcoholismo también se asocia con un mayor riesgo para los cánceres colorrectales. El tabaquismo combinado con el beber realza los riesgos para los cánceres extraordinariamente. El riesgo para el cáncer hepático aumenta en los alcohólicos  y hasta el beber moderadamente, de tres a nueve bebidas a la semana, pueden aumentar las perspectivas del desarrollo del cáncer de mama en las mujeres.

Cuadro de texto: CEFALEASEs el nombre técnico del dolor de cabeza. Los hay de tantos tipos y tantas pueden ser las causas, que podría escribirse un complejo tratado sobre estos dolores que, en principio, hay que distinguir de la migraña o jaqueca.

       En cuanto a las causas, cualquier pretexto parece suficiente para desencadenar el dolor, aunque en realidad el origen hay que buscarlo casi siempre en una dilatación de las arterias y vasos de la “duramadre”, una de las capas que recubren nuestro cerebro. Eso explica una de las manifestaciones más comunes de las cefaleas; su carácter pulsátil, es decir, una  sucesión de “latidos” que a veces nos dan la impresión de ser auténticos martillazos. Parece que el corazón se ha trasladado al cerebro. No olvidemos que la tensión repercute negativamente en la circulación  sanguínea. Y aunque parezca una paradoja, a veces el dolor de cabeza surge precisamente cuando más relajados estamos o deseamos estarlo. Lo que ocurre es que la tensión acumulada ha esperado al momento de sosiego para pasarnos la factura. Deben englobarse en estas cefaleas de tipo vascular las que se producen como reflejo de situaciones que perturban, en definitiva, la normalidad circulatoria, como es el caso de la hipertensión o la abundante presencia de toxinas en la sangre(café, tabaco, alcohol, son sustancias que tomadas en dosis elevadas “inundan” la sangre de elementos tóxicos).

       A parte de las toxinas, el alcohol en si mismo es un factor desencadenante. Hay bebidas alcohólicas que tienen mayor poder que otras para desatar el dolor de cabeza. Se ha comprobado, por ejemplo, que los vinos o licores con mayor contenido en “histamina” producen fácilmente jaquecas.  

Cuadro de texto: DELIRIOEs un trastorno que se caracteriza por la visión o dicción de ideas absurdas, inconexas o reales, pero sin relación entre sí. Ese estado patológico de alucinación, de visión o percepción de situaciones extrañas, absurdas, horripilantes o irreales acompañan a determinadas enfermedades o excesos.

     Una fiebre elevada puede acompañarse de un es estado de delirio en el que se habla, se ve o se vive, sin memoria, distintas situaciones. Los productos tóxicos que actúan directamente sobre el S.N.C. (Sistema Nervioso Central) son los que originan delirios con mayor frecuencia. Casi todas las drogas los producen, aunque algunas, como son los alucinógenos, se caracterizan precisamente por eso.

       Pero vamos a centrarnos en aquellos producidos por el alcohol, y que se distingue en varios grados. Los especialistas llegan a distinguir el subagudo, el agudo, el estado de alucinación, los delirios celotípicos y la psicosis alucinatoria. El deterioro que el alcohol produce en el cerebro ocasiona todas estas alteraciones y algunas otras más, que conducen a la demencia alcohólica.

       Subagudo o encefalosis alcohólica subaguda. Aparece en individuos alcohólicos entre los 30-40 años. Comienza con pesadillas que interrumpen el sueño, repitiéndose varias noches seguidas hasta hacerse continuas. Suda abundantemente, está agitado, habla con frases entrecortadas y pide ayuda. Da órdenes, revive escenas de su trabajo habitual. Hay visión de animales (zoopsias). Temperatura normal o un poco elevada. La diferencia con el “delirium tremens” es solo de grado.

       Tremens o Delirio Agudo. Podría decirse que es el mismo que el anterior, pero más acusado en todos los sentidos. Tiene una iniciación más brusca y más grave. Sudor, temblor y agitación, pérdida total del sueño y fiebre alta. El aumento de la fiebre es síntoma de mal pronóstico, ya que puede producirse un coma hipertérmico. Quienes se han visto afectado por esta psicosis dan posteriormente el mas alto porcentaje de abstinencia. El paciente sufre muchísimo, padece auténtica angustia y miedo con las zoopsias. Ve y vive como los animales le invaden o le comen materialmente.

       Alucinosis Alcohólica. Son los insultos, persecuciones y amenazas que los bebedores habituales y excesivos pueden oír y creer. Les produce una situación tan angustiosa que durante el tratamiento psiquiátrico se aconseja una vigilancia extrema lo que les provoca una angustia de la que ni se sabe ni pueden defenderse.

       Delirios Celotípicos. Es un ataque de celos motivado exclusivamente por el alcohol. Es el individuo alcohólico que acusa a su cónyuge inocente de tener amantes. Las reacciones de agresividad y de violencia contra la presunta infidelidad y hacia los hijos son temibles. Llega a incluir como culpable a sus familiares políticos. Es frecuente el homicidio.

       Psicosis Alucinatoria. Es muy parecida a la “alucinosis alcohólica aguda”. Es menos brusca y normalmente se produce en enfermos demenciados, con temas delirantes imprecisos.

Cuadro de texto: DIABETESEnfermedad producida por una alteración del metabolismo de los carbohidratos en la que aparece una cantidad excesiva de azúcar en la sangre y en la orina. Afecta a un  2% de la población, aunque en el 50% de los casos no se llega al diagnóstico. Es una enfermedad multiorgánica ya que puede lesionar los ojos, riñones, el corazón y las extremidades. También puede producir alteraciones en el embarazo. Se distinguen dos formas de diabetes. La tipo I, o diabetes mellitus insulino-dependiente o diabetes infantil. Y la tipo II o diabetes mellitus no-insulino-dependiente, también denominado diabetes de adulto. Muchas veces no producen síntomas y el diagnostico se realiza por la elevación de los niveles de glucosa en un análisis  de sangre u orina.

Cuadro de texto: DISPEPSIAForma parte de ese grupo de enfermedades o trastornos que no son graves, que no tienen unos síntomas específicos, que se asocian a otros problemas y  que pueden tener muchas causas. Pero es una de las alteraciones del aparato digestivo que afecta a mayor número de personas. Los más frecuentes es que se presente con flatulencia o con meteorismo, con gases en el estómago, y casi siempre asociados al clásico ardor de esófago, incluso con náuseas. De las consultas que se hacen a los digestólogos más del 35% son por esta causa. Afecta por igual a hombres que a mujeres. En ocasiones los pacientes se  acostumbran a vivir con estas molestias, sin darles mayor importancia. De todos modos los médicos creen que hay muchas dispepsias graves y que no se les presta la atención debida.

       Los factores de riesgo son múltiples. Desde luego, parece que la ansiedad y el estrés juegan un papel fundamental, así como la dieta inadecuada. Lo normal es quien padece esta dispepsia reconozca aquello que se la provoca, que suele estar en el consumo de sustancias irritantes, en el tabaco en ayunas o en el alcohol.

       Los especialistas definen como síntomas más frecuentes los gases, el dolor o ardor epigástrico o abdominal, la distensión, las náuseas y la pirosis (ardor retroesternal)              

Cuadro de texto: EMBARAZO, LACTANCIA Y ALCOHÓLEl problema del alcohol que la madre ingiere durante el embarazo está adquiriendo día a día mayor importancia. El descubrimiento relativamente reciente del llamado “síndrome alcohólico fetal”  obliga a hacer una profunda llamada de atención. El efecto del alcohol sobre el cerebro del feto es peor que el de la heroína. El 20% de los retrasos mentales se deben al alcohol ingerido por la madre durante el embarazo. Es, pues, una de las primeras causas de retraso mental.

       Lo más frecuente es que las deformaciones aparezcan cuando el consumo de alcohol es habitual durante el embarazo. Sin embargo, el hecho de que hayan aparecido también casos en bebedoras esporádicas, induce a pensar que no es tanto la cantidad de alcohol que la madre ingiere pasa al feto a través de la placenta y parece que inhibe el desarrollo de las neuronas. Hasta las cantidades moderadas de alcohol pueden tener efectos dañinos sobre el feto en desarrollo, incluyendo bajo peso al nacer y un mayor riesgo para el aborto espontáneo.

       En cualquier caso no se conoce la relación entre consumo de alcohol y riesgo, por lo que los especialistas recomienda la abstinencia total de la embarazada. La cifra de retrasos mentales es como para meditar.

       En cuanto a la lactancia se debe cuidar con especial cuidado lo que la madre ingiere y consuma porque puede pasar a la leche. Medicamentos, alcohol y tabaco, por ejemplo. Se ha comprobado que en un litro de leche materna en una mujer fumadora, hay por lo menos 0,5 mg. de nicotina.

Cuadro de texto: ENZIMOPATÍAEs la deficiencia o ausencia de algunas enzimas. Las enzimas podríamos asimilarlo al concepto que tenemos de fermento. Realmente se trata de macromoléculas que actúan acelerando las reacciones biológicas. Son como catalizadores químicos.

       Disponemos de muchas enzimas que tienen misiones específicas, especialmente de tipo digestivo. Una enzima de la saliva empieza la ruptura de los almidones, por ejemplo. Otra enzima, la lactasa, actúa sobre el azúcar de la leche (lactosa). Una de sus características es su acción selectiva. La lactasa, por ejemplo, no actuaría sobre otro azúcar que no fuera la lactosa. La que logra liberar al hígado del alcohol, es la alcoholdeshidrogenasa. Quien tiene carencia de esta enzima digiere muy mal el alcohol y quizás por este motivo la raza amarilla no tolera nada bien las bebidas alcohólicas.

Cuadro de texto: GASTRITISEs la inflamación de la mucosa gástrica. Puede ser accidental y fuerte (aguda), debida a la ingestión de tóxico (generalmente alcohol, abuso de café, excitantes o tabaco); y crónica, motivada por una lenta actuación de los jugos gástricos. Se traduce en dificultad para digerir correctamente.

       La aguda, además de las molestias estomacales afecta a la cabeza, con malestar general. Desaparece en cuanto se acaba la agresión. Casi siempre se produce por excesos en el comer y beber. Hay también una gastritis aguda medicamentosa, normalmente por analgésicos o antiinflamatorios.

       La crónica, se produce o bien tras la repetición de procesos agudos o sobre todo, por la edad. Es como si se debilitara la capacidad gástrica para digerir. Hay también una gastritis crónica atrófica, compatible con la edad, que impide la absorción de vitaminas del grupo B. Otro tipo de gastritis impide la absorción de hierro y crea anemia ferropénica. Es por lo que se aconseja a los ancianos una dieta variada y de fácil digestión.

Cuadro de texto: GASTROENTERITISEnteron significa intestino. Los términos que incluyan esa palabra ya indican su localización. Si a la gastritis le añadimos también la afección de la mucosa intestinal, estaremos ante una gastroenteritis. Es decir, es la inflamación de la mucosa del aparato digestivo. Normalmente, se superponen gastritis y gastroenteritis y no hay una distinción tan exacta.

       Se manifiesta con fiebre, ganas de vomitar, dolor, ardor, molestias digestivas, diarreas, entre otros síntomas.

       Las causas pueden tener un origen infeccioso o las mismas de la gastritis. Un abuso en la mesa o tóxico y/o efectos secundarios de medicamentos.

Cuadro de texto: EL HÍGADO 
Y SUS
PATOLOGÍAS
Es el gran laboratorio de nuestro organismo. Decían los asirios que en él residía la vida. Pesa aproximadamente 1.700 gramos, aunque puede llegar a pesar hasta 5 kilos cuando está lleno de sangre. Está formado por 30.000 millones de células.

       Pero es uno de los órganos que tiene peor prensa. A él le echamos la culpa de casi todo. El problema es que tiene tanto trabajo, tiene tantísimas cosas que hacer que es difícil que de vez en cuando no tenga algún fallo. Realiza muchas más de 500 funciones conocidas. Y se sospecha que interviene en muchas otras. Trabaja en una estrecha colaboración con el páncreas y con la vesícula. Se le ha llamado el mayordomo del cerebro. Y realmente lo es en buena parte. Es sumamente servicial. Sumamente activo.

       Está situado a la derecha, un poquito por debajo de las últimas cotillas, para tener un poco de protección. Está formado por lóbulos. Y su actividad es tan grande que cada minuto pasa por él nada menos que litro y medio de sangre. El hígado, además, tiene una función de almacén importantísima. Almacena glucosa, es un banco de vitaminas, es una fábrica de colesterol, fabrica también proteínas plasmáticas, y produce sales biliares que deshacen las grasas. Es, por si fuera poco, una perfecta depuradora. Constituye también una planta de desintoxicación. Y una factoría de coagulantes. Total: un complejo industrial de la química. Y no podemos olvidar que es como una auténtica esponja de sangre.

       Está compuesto como decíamos, por 30.000 millones de células que todas juntas actúan en cada misión. Son los hepatocitos. Una de sus funciones es la formación de bilis, cuya acción posibilita la digestión de las grasas. Como además tiene una situación estratégica dentro del organismo, con unas comunicaciones fundamentales, prácticamente filtra todos los productos que ingerimos. Es una de sus grandes misiones: desintoxicar el organismo de algunas sustancias tóxicas, mezclándolas y retirándolas después con un sistema químico. Realiza además todos los procesos para demoler los componentes de los alimentos, degradando y recomponiendo. Otra función importantísima del hígado es la de servir de almacén tanto de vitaminas como de lo que nos sobra de la transformación de los hidratos de carbono: el glucógeno. Lo guarda el hígado, por si en algún momento determinado tenemos necesidad imperiosa de recurrir a una energía extra. Por si fuera poco, también sirve de esponja sanguínea, de manera que es una especie de reserva de sangre.

       La secreción biliar es la función del hígado por excelencia. Las células del hígado segregan diariamente alrededor de un litro de bilis. La secreción es mayor durante el día que durante la noche. Las células del hígado, los hepatocitos, están segregando bilis permanentemente. Por eso se va acumulando en una especie de bolsita: la vesícula biliar. Y de ahí, intermitentemente, y de acuerdo con nuestra alimentación, la vesícula va vaciándose en el intestino. Una de las facultades portentosas del hígado es que puede, a partir de grasa, hidratos o proteínas formar glucosa y llevarla a la sangre si hiciera falta.

       Entre todas las funciones que el hígado tiene, además de asimilar casi todas las vitaminas, hay dos que le suelen dar trabajo extra y que deben limitarse, sobre todo si hay indicios de que el hígado no está del todo bien. Lo que más  trabajo le cuesta es deshacerse de las grasas y deshacerse del alcohol.

       El hígado puede verse afectado de muchas maneras. Pero la más común, la mas popular es la hepatitis, tanto en su forma aguda como crónica. Su frecuencia es de tal importancia que es hoy uno de los grandes problemas de salud pública.

       Debe de hacerse inicialmente una aclaración de gran interés. En primer lugar debe saberse que el hígado, cuando enferma, no suele producir dolor. Hay excepciones, claro. Pero cuando se manifiesta dolor, suele ser de la vesícula, no del hígado. Además el hígado tiene una facultad impresionante: y es que tiene una capacidad de trabajo muy superior a lo que el organismo necesita. Así que aunque esté lesionado, puede seguir con sus funciones. Por si fuera poco, es uno de los órganos que tiene una mayor capacidad de regeneración. Se ha hecho clásico el ejemplo: si extirpamos tres cuartas partes del hígado, en unas pocas semanas, volverá a estar como antes, gracias a su tejido de soporte. Eso quiere decir que si un hígado enferma, el paciente tarda mucho en darse cuenta. ¿Porqué?. Pues porque por un lado, no duele. Por otro, como tiene más capacidad de la necesarias, las funciones siguen realizándose, aún estando enfermo. Y por último, aunque se destruya buena parte, su capacidad de regeneración hará que no nos percatemos. Por eso, cuando nos damos cuenta y acudimos al médico, es cuando la enfermedad ya está instalada. De ahí la importancia de la prevención.

       Salvo la cirrosis, cuando el hígado enferma lo hace en forma de hepatitis, es decir, como una inflamación o infección y debido a tres agentes. Alcohol, medicamentos o tóxicos y virus. Para entendernos, esa hepatitis que se preocupa desde el punto de vista de la salud pública (por la posibilidad de contagio), es la causada por los virus, es la hepatitis vírica.

       Hay varios tipos de virus que causan la hepatitis. Y como la sintomatología es parecida es necesario mediante analítica determinar que virus es el causante.         

       La Hepatitis A es endémica en España, se asocia con la falta de higiene y deficiencias de los saneamientos de grupos de población. Es la hepatitis que causa verdaderas epidemias. El enfermo o portador del virus lo elimina por las heces. Si no hay un correcto tratamiento de las aguas, es posible que ese virus multiplicado llegue con el riesgo a una huerta. Contamine frutas y verduras y así vuelva a iniciarse una cadena ininterrumpida.

       La Hepatitis B es una enfermedad grave, causada por un virus cien veces más contagioso que el del SIDA. Se trasmite a través de todos los líquidos orgánicos, sangre, saliva, semen, lagrimas, otras secreciones, tejidos infectados y por agujas contaminadas. Inicialmente afecta solamente al hígado, pero puede también extenderse a otros órganos. En un porcentaje que se calcula del 25% de los afectados se cronifica produciéndose una insuficiencia hepática, cirrosis incluso un proceso canceroso.

       La Hepatitis C, se presenta hoy como la más peligrosa, porque así como frente a la hepatitis B se dispone de vacuna, no la hay contra la C, que resulta mucho más virulento.

       La Hepatitis D está causada por otro virus, pero necesita para poder infectar estar en presencia del virus B. Por eso quienes más la sufren son los grupos de riesgo de la hepatitis B y especialmente los drogadictos que comparte jeringuillas. Pero no en aquellos individuos que han sido vacunados contra la hepatitis B.

       Ya han aparecido las hepatitis E y G, que por cierto conviven con nosotros en España y ha sido identificado en el 30% de todas la hepatitis crónicas. Estos suelen estar asociados para sumarse a la misma infección. Sin lugar a dudas, cualquiera de las hepatitis mencionadas con anterioridad, se agrava enormemente en aquellos individuos alcohólicos.

       Una de las patologías mas temidas del hígado es la Cirrosis. La palabra es curiosa. Hay quien la hace derivar de squirros, que significa duro, precisamente por la dureza del tejido fibroso. Pero también hay quien la hace derivar de cirros, que significa amarillento, característico color de todas las enfermedades hepáticas. Los dos orígenes pueden tener su porqué. Es una afección crónica y progresiva del hígado y está asociada en gran medida al consumo de alcohol.

       Como ya habíamos apuntado con anterioridad, el hígado tiene la particularidad de que es capaz de regenerarse hasta en dos terceras partes. Por eso, si por cualquier circunstancia pierde una parte de sí mismo, es capaz de reponerse a una velocidad considerable. En nuestra vida diaria podemos agredir a nuestro hígado de muchas maneras. Bien por infección que acaba destruyendo parte, bien porque le hacemos trabajar de más por el abuso de alcohol, fármacos u otras sustancias químicas que tiene que filtrar. Entonces intenta recuperarse. Pero claro, si la destrucción es grande, lo que hace es ponerse a sí mismo un parche de su tejido de sostén, el mesénquima, que es un tejido fibroso, como el de las cicatrices, que resulta inservible. Es así como el hígado va perdiendo facultades; pierde las células que le sirven y las va sustituyendo por tejido inútil. El problema es que además ese tejido es mayor. El hígado va creciendo por ese tejido de sostén  añadido. Y ese crecimiento va oprimiendo las venas que lo atraviesan.

       Empiezan los problemas serios. Una pequeña destrucción hace aumentar su tamaño. Y como además la sangre no se depura lo suficiente en el hígado, contiene sustancias tóxicas, como amoniaco, y si ese amoniaco alcanza el cerebro, los problemas pueden ser mucho más graves. Tendrá una somnolencia constante. Es la cirrosis. Por cirrosis, pues, debemos entender el estado final a que conduce una serie de procesos del hígado, que desorganizan su estructura por el crecimiento del tejido de sostén, rompiendo el equilibrio de su función y por tanto todos los procesos que del hígado dependen.

       El proceso de la cirrosis es lento. Y si recordamos que se trata de una destrucción del tejido, debemos saber que es irreversible, aunque lo que si se puede hacer es tomar medidas para que el proceso se detenga. Se puede frenar.

       Poco a poco el alcohol va eliminando del individuo enfermo el apetito, con lo que no hay compensación. El hígado, con las calorías vacías del alcohol, trabaja y trabaja. El alcohólico acaba siendo delgado porque no come. Si padece cirrosis, será delgado, pero como su hígado habrá crecido, tendrá el abdomen abultado. Es la definición clásica: “la cirrosis inunda por abajo pero deseca por arriba”, o como dice el refrán “vientre gordo y cara flaca”.

       El hígado, como órgano complejísimo que es, tiene, lógicamente, su trato delicado. En cuanto haya la más mínima lesión hepática debe evitarse someterlo a una sobrecarga. Es el momento de eliminar totalmente el alcohol.        

Cuadro de texto: INFARTO DE
MIOCARDIO
El corazón (miocardio, músculo cardiaco) es una bomba que se encarga de distribuir la sangre por el organismo para que miles de millones de células que lo componen reciban las sustancias necesarias para vivir y el oxígeno necesario para su respiración. Es como otro músculo cualquiera, con la diferencia de que mientras los demás músculos necesitan ser excitados por el sistema nervioso, el corazón es totalmente automático. Todo motor, y el corazón es un motor, necesita carburante para funcionar. La alimentación del tejido vivo se realiza a través de la sangre, por lo que el corazón cuenta con su propio sistema circulatorio: sistema coronario. Ningún órgano del cuerpo cuenta con una red capilar tan densa como el miocardio.

       En cuanto a las causas del infarto, supongamos que, por arteriosclerosis (acumulación de placas de ateroma) y por endurecimiento de las arterias, estas pierden elasticidad. Y además van dejando, por las placas, menos paso a la sangre. La sangre circula con mayor dificultad e incluso puede dejar de circular si se forma un coágulo. Si esa dificultad de riego se produce en las arterias coronarias, el corazón no va a recibir suficiente sangre. Y va a dar un aviso en forma de dolor: la angina de pecho. Pero puede ser más grave: una arteria, o alguna de sus ramificaciones, se ha bloqueado y la falta de riego sanguíneo necrosa, es decir mata una parte del miocardio. El área afectada y con ello su gravedad dependerá del lugar donde se haya instalado el coágulo. Si es una ramificación de la arteria, el área afectada será menor que si el coágulo ha interesado a la entrada de una de las coronarias.

       El infarto es pues, la muerte de una zona del corazón por falta de riego sanguíneo.

       Según la Fundación Hispana de Cardiología, 50 de cada 100 muertes que se producen es España es debido a enfermedades del corazón o de las arterias y se observa que, así como en Estados Unidos han logrado reducir en un 40% la mortalidad por esta causa, en nuestro país ha aumentado hasta en un 50%. El por qué, hay que buscarlo en nuestro sistema de vida, hipertensión, alimentación, tabaco, alcohol, etc.

Cuadro de texto: INSOMNIOPor lo menos un tercio de la población afirma tener dificultades para dormir. Si se les pregunta si padecen insomnio, un 20% de la población dice que sí. Y una reciente encuesta llega a conclusiones sorprendentes. Se preguntó a 3.000 sujetos que tenían entre 20 y 40 años, elegidos al azar. Y los resultados fueron estos:

  •        El 24% tardaba mucho en dormirse.

  •        El 23% se despertaba mucho por la noche.

  •        El 19% se despertaba temprano.

  •        El 21% no estaba contento con su sueño.

  •        El 8% tomaba algún fármaco para dormir.

       O sea que, la gran mayoría de adultos querría dormir mejor.

       Las alteraciones de nuestro sueño son de tres tipos:

  •       Que el sueño no acaba de llegar y se tarda en conciliarlo.

  •       Que después de haber dormido un rato, a media noche se despierte y resulte difícil volver a dormir.

  •       Y por último, está ese déficit de sueño que se produce cuando se despierta excesivamente temprano y ya  no puede volver a dormir...

       Algo que todos debemos tener en cuenta es que el insomnio o la alteración del sueño no es una enfermedad. Es un indicador. Algo pasa que impide dormir. No olvidemos lo que muchos especialistas dicen: nuestra forma de dormir no es más que un reflejo de nuestra forma de vivir.

       Si hiciéramos la pregunta de cuánto debemos dormir, la mayoría nos diría que ocho horas. Y sin embargo, la realidad nos dice que son muy pocos adultos los que logran dormirlas... Cuando  se duerme de menos, suele tratarse de una conducta aprendida. Cada uno, y es una primera afirmación que debe tenerse en cuenta, tiene sus necesidades. Se debe dormir con regularidad, pero siempre dentro de una flexibilidad. No ocurre nada si hay alteraciones.

       En cuanto a las causas que producen el insomnio, son muchos los factores que influyen. Por ejemplo, vivir una situación estresante. El nerviosismo aleja el sueño. También hay enfermedades que impiden el sueño. Por ejemplo, todas las que cursan con dolor, como las reumáticas, las jaquecas o las dolencias cardiacas. Algunas enfermedades cardiacas alejan el sueño porque se produce una falta de sincronía entre el latido y las respiración. Eso crea una cierta sensación de angustia. Algunos fármacos pueden producir insomnio, especialmente aquellos que tienen un efecto estimulante. Aunque parezca mentira, medicamentos utilizados para combatir el insomnio lo pueden producir en las últimas horas del sueño al alterar en mayor o menor grado las estructuras del sueño.

       También pueden alterar el sueño sustancias excitantes de consumo habitual, como puede ser el café, tabaco, etc. Y aunque en muchos casos parezcan lo contrario, el alcohol es causante de muchos insomnios. Es verdad que el alcohol es un buen inductor del sueño. Pero tras una primera fase queda después su componente de excitación. No puede olvidarse que uno de los primeros signos de la depresión, dependencia alcohólica o padecimiento de síndrome de ansiedad es el insomnio.

Cuadro de texto: JAQUECATambién se le denomina migraña. Ambos expresan igualmente un tipo de cefalea. Puede definirse como un dolor de parte de la cabeza, frecuente, periódico, pulsátil, caracterizado por ataques recurrentes, ampliamente variables en su intensidad y duración y que da unos avisos concretos que el jaquecoso reconoce. El ataque es comúnmente unilateral y suele ir acompañado de pérdida de apetito, náuseas u vómitos. En la mayoría de los casos, va precedido de diversos trastornos neurológicos.

       Según los especialistas, tiene habitualmente un origen vascular. Aparece cuando hay una dilatación de la duramadre, es decir, de una de las capas que recubren el cerebro. Se calcula que uno de cada cuatro españoles sufren dolores de cabeza y que tiene una predilección por el sexo femenino.

       Los síntomas que se manifiestan entre veinticuatro y cuarenta y ocho horas antes de la crisis en la mayoría de personas que padecen esta enfermedad, son apatía, irritabilidad, depresión. Unas veces se vuelven pesados, cargantes, reiterativos, machacones. El trabajo que normalmente desarrolla bien, le cuesta un enorme esfuerzo. Otras veces, tienen somnolencia e incluso duerme profundamente para despertar con la crisis. Puede aparecer un sabor metálico en las cosas que se comen; o un zumbido de oídos o la percepción de un olor especial.

       En cuanto a las causas, cada enfermo tiene unas, pero las más comunes son la fatiga física y mental; las emociones; la falta de sueño; el hambre; la acción del sol o un foco potente; determinados olores, como pintura, barniz, nardos, gasolina; atmósfera viciada de locales cerrados; ingestión de bebidas alcohólicas; algún tipo de vino tinto; un tipo muy determinado de queso... Y una condición que aparece prácticamente en todos los casos es la tensión nerviosa.

Cuadro de texto: LARINGUECTOMÍAAntes de entrar a comentar esta intervención quirúrgica, conviene repasar las funciones que desempeña la laringe. Y podemos definirla como el escenario donde se produce la fonación. Y es por tanto, la que nos permite emitir sonidos. Está formada por una serie de cartílagos. El más conocido es el tiroides, que forma eso que llamamos “la nuez” o “bocado de Adán”.

       A través de los pulmones nosotros emitimos aire, que al pasar por la laringe y de acuerdo con el sonido que queremos pronunciar, atraviesa las cuerdas vocales, que al adoptar distintas posiciones, provocan sonidos. Las cuerdas se acercan o se separan según el sonido que queramos emitir, y que luego, la caja de resonancia de la boca, modula con más detalle. Hay que tener presente que nosotros somos respecto a la voz, como un instrumento de viento. Como una armónica, por ejemplo. Al pasar el aire que nosotros soplamos por las casillas que la armónica dispone, hace vibrar una lengüetilla metálica que emite un sonido. Nuestras cuerdas vocales se comporta de manera similar. Al recibir el aire de los pulmones las cuerdas vibran, suenan y la boca hace de caja de resonancia y modulación.

       En cuanto a la Laringuectomía es la intervención quirúrgica por la que se extirpa la laringe para eliminar de raíz algún proceso canceroso. El paciente por lo general quedaba sin voz tras este tipo de intervenciones, aunque la cirugía actualmente permite conservar la voz sin apelar a artilugio fonadores. Los individuos sometidos a esta cirugía aprenden a hablar mediante el esófago, lo que no resulta difícil.

       El perfecto mecanismo de nuestra fonación está sometido a muchas agresiones. El tabaco con su efecto de irritación constante es el primero. Si además unimos la toxicidad del alcohol, el efecto se multiplica. Tampoco puede olvidarse la contaminación del aire o del ambiente laboral.

       Los signos más característicos que se manifiestan en individuos con esta patología son: la ronquera prolongada, carraspeo constante, cambio en el tono de la voz y expectoración con algo de sangre. Hoy debe saberse, el cáncer de laringe aumenta. Y más con la incorporación de la mujer a los malos hábitos masculinos del consumo del tabaco y el alcohol.

Cuadro de texto: PANCREATITISEs cada vez más frecuente. La aguda, tiene una incidencia similar a la de la apendicitis. Y la crónica, aproximadamente de la mitad. Y aunque pueda parecer extraño, quien padece pancreatitis crónica tiene una edad media mucho más joven que quien padece la aguda. Hace unos años no se hablaba de pancreatitis, entre otras cosas porque el lugar un tanto inaccesible donde se sitúa este órgano-glándula no permitía un diagnóstico certero. Hoy se puede diagnosticar perfectamente.

       El páncreas está situado debajo del estómago. Entre el duodeno y el bazo, y es a la vez glándula de secreción interna y de secreción externa. Por un lado tiene unas células que se organizan en grupos y forman los llamados islotes de Langhuerans, que son los que segregan, sobre todo la insulina. Pero por otra parte, el páncreas segrega también los fermentos que resultan imprescindibles para la digestión. El más conocido es el jugo pancreático, del que diariamente segrega entre 500 a 2.500 centímetros cúbicos. Normalmente, el páncreas segrega esos fermentos fuera del órgano, activado además por enzimas y otras sustancias. Pero cuando el páncreas sufre una pancreatitis, es decir una infección o una inflamación, esa activación se produce dentro de la propia glándula. Y entonces es como si el páncreas se dirigiera a sí mismo. Si partimos de la base de que es la principal glándula digestiva, y que de ella depende la asimilación, por la insulina y la digestión, es fácil comprender que cualquier variación de su estado repercute inicialmente en estas dos facetas. Pero después, las alteraciones se generalizan.

       Como indicábamos anteriormente, hay dos tipos de pancreatitis: unas agudas, muy aparatosa y que pueden comprometer seriamente. Y otras crónicas, que no revisten gran espectacularidad, pero que tienen el problema serio de que dañan irreversiblemente el páncreas. La pancreatitis aguda, la más frecuente, tiene su origen en la mayoría de los casos, en una ingestión excesiva de alcohol. Otro porcentaje se debe a cálculos en la vesícula biliar que obligan al páncreas a una actividad anormal. Hay otras de origen traumático, y las hay, por último, que no tienen una causa aparente. En los casos agudos es como si el páncreas tuviera un accidente. Una vez resuelto el problema, la glándula no suele quedar dañada y recupera su normalidad. Aunque si no se cambia los hábitos, lo probable es que el ataque vuelva a repetirse.

       La pancreatitis crónica no es tan frecuente como la aguda,, pero afecta a gente mucho más joven. En muchos casos, también es por el alcohol. Lo más grave de esto es cuando avisa, es decir, cuando ya da síntomas, el páncreas ha perdido ya una gran parte de su función, porque el tejido de la glándula adquiere entonces una especial fibrosidad. Los factores nutricionales, unidos casi siempre al abuso del alcohol, también tienen relación con la enfermedad.

       El alcohol obliga al páncreas a un trabajo extra con dilatación de los vasos. Además, el jugo pancreático del bebedor habitual es más viscoso y rico en proteínas, que precipitan y forman tapones que obstruyen los conductos. El bebedor habitual suele tener una dieta pobre porque desaparece el apetito. Y un menor consumo de proteínas favorece la aparición de calcificaciones en el páncreas.

       En los casos crónicos no pueden descartarse una predisposición constitucional. Como si en ellos, el alcohol tuviera una especial predisposición por el tejido pancreático. Todo el que tenga un problema biliar debe vigilarse el páncreas, ya que si además consume alcohol y poca proteína, suma varios factores de riesgo.

Cuadro de texto: PSICOSISEs una grave enfermedad mental que se caracteriza por una distorsión absoluta de la realidad. La víctima de psicosis es la que popularmente se llama loco, ido o demente. El enfermo padece un auténtico caos en la percepción, en la conducta; se cree inmerso en una realidad fantástica y absurda que, en un altísimo porcentaje de casos, le incapacita para la vida en sociedad. Hay degeneraciones cerebrales que pueden ocasionar  psicosis, como el alcoholismo crónico o la consecuencia cerebral de la sífilis, tumores o simplemente la arteriosclerosis senil. La afectación del cerebro hace perder el juicio y la razón.

       Desde el punto de vista de enfermedad la psicosis más conocida son la esquizofrenia y la maníaco depresiva.

       La esquizofrenia es una enfermedad mental extraña que no tiene un por qué físico conocido. No está lesionado el cerebro, ni siquiera tiene un test diagnóstico claro. Es sólo la observación de la conducta la que puede determinar una esquizofrenia. Es una enfermedad que se caracteriza por una alteración específica del pensamiento, del sentimiento y de la relación con el mundo exterior.

       Entre los síntomas está la pérdida de sensación del tiempo y de lugar, y nota una serie de síntomas que se pueden englobar en el término de “trastorno del gobierno del yo”. Es decir se siente manipulado por fuerzas extrañas. Siente que su yo no lo gobierna ya él. Y dice cosas como que le roban los pensamientos, o que le meten ideas a la fuerza. Rompe su mente y empieza a interpretar el mundo de una forma totalmente distinta.

       En cuanto a la psicosis maniacodepresiva, también denominada psicosis afectiva. Se caracteriza, como su nombre indica por altibajos emocionales que van desde una excitación emprendedora y feliz a la más profunda de las depresiones, con grandes caídas afectivas. En la fase maníaca, se une a la excitación la fabulación o los delirios de grandeza. Se cree capaz de cualquier empresa, y está presidido por la alegría excepto cuando se le contradice, en que puede surgir una cólera de gran violencia. Es una depresión llevada al extremo: no quiere moverse, ni siquiera trata de levantarse de la cama; no tiene interés por nada ni por nadie. No le merece la pena vivir. El riesgo de suicidios en esos individuos, es claro.

Cuadro de texto: SÍNDROME DE  DIFICULTAD RESPIRATORIA AGUDAUn estudio reciente indica que los pacientes de terapia intensiva con antecedentes del abuso de alcohol tienen un riesgo significativamente mayor para el desarrollo del “Síndrome de Dificultad Respiratoria Aguda” durante la hospitalización.

El Síndrome de Dificultad Respiratoria Aguda, es a veces una forma mortal de la insuficiencia del pulmón  que puede ser causada por varias afecciones médicas incluyendo la cirugía de baipás  del corazón y del pulmón.

Cuadro de texto: EL SÍNDROME DE WERNICKE-KORSAKOFFUn whisky proporciona cerca de la mitad de las calorías diarias que necesita un adulto. Pero no tiene valor nutritivo. Además de reemplazar los alimentos, el alcohol también puede dificultar la absorción de las proteínas, las vitaminas y otros nutrientes. La mal nutrición puede causar muchos problemas en las personas con alcoholismo, pero la carencia de la vitamina B tiamina es un riesgo específico . puede dar lugar a una grave enfermedad, el Síndrome de Wernicke-Korsakoff, el cual puede causar daño cerebral permanente y la muerte. En un estudio, el 40% de las personas con éste síndrome murieron durante el tratamiento del alcoholismo

Cuadro de texto: ÚLCERAS
GASTRO-
INTESTINALES
Éste tipo úlcera afecta hoy a más de un millón y medio de españoles. Cada vez es más frecuente. En la mayoría de los casos, la úlcera se reproduce y protesta con los cambios de estación. Fíjense que datos: seis de cada diez ulcerosos han visto como su úlcera se reproducía. De ellos, más de dos padecieron esa reaparición de la úlcera más de cinco veces...

       Una úlcera es una llaga. Es como si en algún tramo del tubo digestivo, una mínima parte se hubiera “digerido” a sí misma. A lo largo del tubo, hay una mucosa y otros elementos que lo protegen. Pues bien, cuando el equilibrio entre los agentes agresivos que utilizamos para digerir y los protectores que tenemos se rompen, puede aparecer la úlcera. Si una zona del tracto digestivo, no está bien protegida, los ácidos que utilizamos para descomponer los alimentos, pueden, primero irritar la pared, después, la acción del ácido puede ser más fuerte y acabar haciendo una herida.

       Aunque normalmente se habla de úlcera de estómago, conviene distinguirla. Si se produce en el estómago, suele hablarse de úlcera gástrica. Pero normalmente nos referimos a la de duodeno. No son iguales, ni afectan a las mismas personas, aunque podamos hablar de que se desarrollan de forma similar. El 70% de la úlceras son duodenales. El resto, gástricas o de estómago.

       Son muchos los factores que influyen en la aparición de estas úlceras. La tensión y la ansiedad aumenta la secreción ácida. Todos los especialistas dicen que la úlcera no es más que la manifestación en el tubo digestivo de una enfermedad más general, que somos nosotros mismos. Existe un factor hereditario o predisposición a padecerla. Es más frecuente entre la población que tiene la sangre del grupo “0” que entre los que tienen otros grupos. Se da más entre los varones. El alcohol es otro de los factores que influyen en la aparición de la úlcera, ya que el alcohol irrita la pared del tubo digestivo. Y algunos medicamentos, entre los que se encuentran los antiinflamatorios, analgésicos y antirreumáticos.